Anferjo es una empresa con una larga tradición familiar dedicada a la semiconserva de boquerones.

El objetivo principal de Anferjo ha sido siempre que sus productos lleguen frescos a los consumidores. Esto es posible gracias al afán por cuidar y acortar el proceso del boquerón, desde que se pesca, hasta que llega al consumidor final. Este objetivo continúa siendo la base de Anferjo en la actualidad.

Historia de Anferjo: Un proyecto

Anferjo, comenzó como un pequeño proyecto familiar, y que ha ido creciendo gracias al esfuerzo del fundador del negocio D. Primo Guío Agudo y Maria Perez Agudo hasta convertirse hoy en día en una empresas relevantes dentro del difícil sector del pescado en conserva.
“Todo empezó poco a poco. Primero eran latas pequeñas, luego más grandes y finalmente tarrinas. Cuando llegamos a vender cinco tarritos de pescado, pensé: ¡Ojalá todos los días podamos llegar a vender lo mismo!”
El volumen de ventas actualmente puede llegar a alcanzar las 150 toneladas/anuales.

Historia de Anferjo: Un pasado

En los años 50, Primo Guío Agudo abre su negocio en pleno centro histórico de Valencia. Así nace Conservas Guío, en un pequeño local situado en la plaza de la Virgen y con una gestión totalmente familiar.
Conservas Guío encaminó sus primeros pasos hacía el mundo de la conserva de diferentes tipos de pescado y mariscos como berberechos, anchoas, aceitunas rellenas, mejillones y, por supuesto, boquerones. Debido al éxito del boquerón y las anchoas, fueron centrando sus esfuerzos en mejorar éstos, dejando de lado las demás especies. En 10 años dejarían su pequeño local en la plaza de la virgen, para trasladarse a otras instalaciones más amplias en la zona de Serrería, cerca del puerto de Valencia. El negocio había crecido y, en consecuencia, necesitaban un local más grande.
La segunda generación Guío toma las riendas del negocio en los años 70. El respeto a la tradición familiar y el amor por el trabajo bien hecho fueron los valores que las siguientes generaciones conservarían hasta hoy en día. Será durante esta época cuando la empresa da un salto definitivo. El mercado, que hasta ese momento había sido de ámbito local, amplía sus fronteras al nacional. Este impulso al exterior es lo que hizo que la producción de Conservas Guío creciera a un ritmo constante.

Historia de Anferjo: Un presente y un futuro

En la actualidad, la empresa sigue conservando su carácter familiar, mantenido durante décadas. En estos momentos, la empresa está dirigida por los nietos del fundador que siguen trabajando cada día por mantener los niveles de calidad y satisfacción.
La innovación ha sido y es muy importante para el funcionamiento de la empresa. Esta innovación es llevada a cabo por un equipo de profesionales investigadores al día en el estudio del boquerón y de la industria conservera. Este equipo es el encargado a su vez de mantener la calidad de su producto, algo que ha caracterizado siempre a la empresa a lo largo de su historia.
En esta búsqueda de la innovación y el afán de adaptarse a los nuevos tiempos, la empresa, en 1999, moderniza toda su identidad pública. Como resultado de este proceso, Conservas Guío pasará a denominarse Anferjo. Las nuevas instalaciones, la maquinaria y el equipo han ayudado a Anferjo a adaptarse a las continuas exigencias del mercado, sin dejar nunca de lado los métodos tradicionales de sus inicios.
Cuando les pregunten por su producto, la respuesta será muy clara: “nosotros sólo hacemos boquerón, pero lo hacemos como quieran y bien”.